Historia del FGS

  Con el objeto de proteger los ahorros de los trabajadores y que en el futuro todos tengan acceso a una jubilación digna y segura el 4 de diciembre de 2008 se promulgó Ley Nº 26.425 que en su artículo primero dispone la unificación del Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones en un único régimen previsional público denominado Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), financiado a través de un sistema solidario de reparto.

  Las disposiciones reglamentarias terminaron de configurar el nuevo sistema, en particular se definió que el total de los fondos administrados por las AFJP se traspasaría en especie al FGS, el cual redefine su denominación: Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional Argentino.

  El artículo 14 de la Constitución Argentina establece que el Estado debe garantizar beneficios de la seguridad social completos y no transferibles. Con la reforma de diciembre de 2008, Argentina cumplió este precepto constitucional.

  El actual sistema de pensiones es intergeneracional, esto es, los trabajadores activos sostienen a los actuales beneficiarios del sistema de seguridad social (trabajadores retirados). A diferencia de las compañías administradoras de pensiones privadas, la administración pública del sistema no cobra ninguna comisión por la administración de los fondos. Las compañías privadas cobraban una comisión de casi el 40% sobre la contribución, aún en casos de rendimiento negativo.

  El FGS es una poderosa herramienta para el desarrollo económico. Dado que la inversión en Argentina es considerada vital para incrementar la cantidad de bienes y empleo, las inversiones del FGS en proyectos productivos fomentan y promueven el círculo virtuoso entre crecimiento económico y un incremento sostenible en los recursos de la seguridad social.